top of page

Ahorro energético en Hoteles


Ya sea por un tema económico o por un tema sustentable, el ahorro energético en los hoteles puede ser muy grande tomando las medidas adecuadas, algunas sin mucha inversión.


La climatización, al igual que en las viviendas, tiene un gran impacto sobre el gasto total de energía en los hoteles, siendo el 40% de éste, lo que implica que tengamos que prestarle especial atención. Por otro lado, también significa que en este punto es donde existe un mayor potencial de ahorro.


El primer paso es sin dudas la elección del sistema de climatización. Es imprescindible optar por aquellos con un alto nivel de eficiencia y que utilicen materias primas que no se basen en los combustibles fósiles. Además, la implementación de sistemas de control suelen ser muy útiles ya que nos ayudan a detectar malos funcionamientos o prácticas poco eficientes a tiempo.

Por otro lado también es importante el manejo de las temperaturas. En las zonas públicas de los hoteles, como halles, bares, salones, etc, se pueden limitar las temperaturas a rangos eficientes. En cambio, en zonas privadas, como las habitaciones, no se puede limitar la temperatura, pero sí implementar controles de temperaturas fáciles de usar. De este modo, evitamos los sobreconsumos por desconocimiento en el uso del sistema de climatización.

La domótica nuevamente aparece como una herramienta útil para el control de la climatización ya que con los sensores de presencia o ventanas abiertas, puede evitar gastos innecesarios.


Las medidas pasivas, por otro lado, son un punto muy importante a tener en cuenta. Las ventanas, por ejemplo, son un punto clave. Renovar las ventanas antiguas por unas con aislamiento térmico, suponen un ahorro de energía de la climatización de entre un 10% y un 15%.

Revisar las filtraciones y renovar los sistemas de ventilación viejos, también pueden tener un gran impacto en el ahorro energético.


Con un impacto menor que la calefacción, la iluminación significa entre un 10% y un 20% del gasto total de la energía. Si bien el porcentaje es considerablemente menor, hay medidas que podemos adoptar para que el consumo se reduzca.

Un punto básico es optar por luces de bajo consumo.

Luego, la implementación de la domótica logra nuevamente hacer una diferencia. Los sensores de presencia, por ejemplo, nos permiten evitar consumos excesivos.


Por último, nos encontramos con el uso racional del agua. Este es el aspecto que suele resultar más fácil y con resultados rápidos, recuperando la inversión en apenas 1 año. Se basa en la elección y renovación de artefactos sanitarios, tales como inodoros, y griferías.

Si estamos en la etapa de diseño y construcción del hotel, sería ideal además plantear un tanque para la recolección del agua de lluvia. De esta forma, se usaría el agua de lluvia para aquellos artefactos en los que no es necesario el agua potable, por ejemplo, los inodoros.


La concientización de las personas es un factor importantísimo en el ahorro de energía. Si bien muchas veces es difícil concientizar al cliente, sí podemos hacerlo con los empleados. Con algunos cambios de hábitos, el ahorro puede ser muy grande.

コメント


bottom of page