top of page

Energía Solar Térmica


Hoy en día hay dos formas de calefaccionar el agua utilizando la energía solar, mediante el sistema termosifónico, y mediante el sistema bombeado.

Sistema Termosifónico: consta de un sistema sostenible que aprovecha la energía del sol para calentar el agua de uso sanitaria. Está formado por 1 ó 2 colectores solares, 1 depósito acumulador y todos los componentes necesarios para disponer de agua caliente sanitaria. Este sistema también es conocido como sistema de circulación natural, ya que se usa la gravedad para su funcionamiento.

Su funcionamiento es el siguiente: El sol calienta el captador que en su interior está cargado de un fluido caloportador, en cuanto la temperatura comienza a aumentar, el fluido empieza en recircular hacia el depósito, cediendo su calor y calentando el agua. Al ceder este calor se enfría y regresa al captador para que el sol lo vuelva a calentar.

El depósito se instala al menos 30cm por encima del captador para aprovechar el 100% de la recirculación. Esto es debido a que el calor siempre va hacia arriba, y si se instalara el depósito más abajo, se produciría una pérdida de parte de la energía producida.

Además de aportar beneficios en cuanto a la sustentabilidad, podemos decir que es un sistema de bajo costo, con una vida útil larga, de mucha eficiencia, de fácil instalación tanto en techos planos como a dos aguas y poco mantenimiento.

Estos sistemas presentan una gran desventaja ya que presentan problemas en zonas en donde hay temperaturas menores al punto de congelamiento del agua y en zonas donde hay mucha concentración de sales ya que acaban obstruyendo los paneles.

Como otros puntos desfavorables, podemos encontrar la lenta puesta en régimen, la adaptación limitada en casos de una mayor demanda, y que requiere una rigurosidad en las pendientes de las cañerías.

Sistema Bombeado: también conocido como sistema forzado, a diferencia del anterior, el depósito puede ser instalado tanto en las cubiertas como en el interior del edificio/vivienda/local, por ejemplo, en un garaje, evadiendo así las desventajas del sistema termosifónico que mencionamos anteriormente.

En este caso, la recirculación del fluido caloportador se hace a través de una bomba de recirculación, que se acciona mediante una centralita diferencial y dos sensores.

La ventaja de este sistema, además de una cuestión estética, es el rendimiento el cual es aproximadamente un 40% mayor al termosifónico y la puesta en marcha es mucho mayor. Además se trata de un sistema modular, lo que permite que pueda ser ampliado aprovechando el campo solar para otros usos, como calefacción o climatización de piscina.

Dentro de las desventajas debemos señalar que el costo inicial en este caso es mayor, aunque se ve compensado con una mayor producción de agua. Por otro lado, al tratarse de sistemas más completos, requieren un mayor mantenimiento y mano de obra capacitada para su instalación. También es necesaria la utilización de energía para el funcionamiento de la bomba.

Comments


bottom of page